Saltar al contenido
El Rincón de Netflix

Happy!

Happy! Netflix

Este verano será el  primero, desde hace años, en los que la época estival no nos ha traído títulos interesantes para ver. Los estrenos, de cualquier plataforma, no han tenido el boca a boca de otras series, a los que nos tenían acostumbrado en años anteriores. Pero lo bueno, es que he recuperado una pequeña joya que tenía en mi lista de Netflix, y qué mejor época que el verano, ante la sequía de este 2018, para poder verla. Para mi una gran sorpresa que, aunque no se estrenase ni el junio ni en julio, yo la califico como mi gran sorpresa del verano. Bienvenidos al mundo de “HAPPY!”

¿Un detective que ve un caballo de dibujos animados?

Nick Sax es un expolicía que vive sus días convertido en sicario y alcohólico, rodeado de la peor calaña de la ciudad de Nueva York. Pero un día, víctima de las drogas y el alcohol, empieza a ver un caballo azul en forma de dibujo animado que dice llamarse Happy. Happy se identifica como el amigo imaginario de una niña, cuyo nombre es Haylie. Happy acude a Nick porque dice que Haylie ha sido secuestrada por un Santa Claus nada convencional, mientras veían un espectáculo infantil navideño, y que le necesita para encontrarla y salvarla. Desde ese momento, a pesar de la negativa de Sax, serán una pareja inseparable en la búsqueda de Hailey.

Una gamberrada en toda regla

Desde luego que la sinopsis no atrae absolutamente nada, pero a los ambientes y suburbios, a los cuales han de acceder, hace de esta producción una gamberrada, pero sin mal gusto y con estilo. Se mezclan el cine de animación, con el más violento Tarantino Style. Condimentado, además, de personajes nada convencionales y peligrosos, como es el de Smooth, un enrevesado asesino especializado en torturas e interrogatorios. Puñetazos, asesinatos, sangre por doquier, sexo y un lindo caballo azul, el cual, a pesar de la violencia desmesurada que desprenden algunas imágenes, no pierde el humor ni su objetivo, ni tampoco queda mal dentro de esta locura. Sin duda alguna, una pasada de cocktail.

Apuesta arriesgada

Fue la cadena norteamericana SyFy la que le puso el diente a esta propuesta. Arriesgó mucho, porque podría haber resultado la mayor chorrada nunca vista antes en televisión. Pero el riesgo les ha salido que ni pintado. Basándose en un comic book del mismo nombre, cada capítulo, de los 10 que tiene su primera temporada, es de lo más original que he visto en TV. En ciertos momentos me recordaba a Dirk Gently, y en otros a Banshee. Y todo con una estética de lo más currada, una fotografía excepcional, la cual llena de colores nuestra pantalla, a pesar del bizarrismo que la serie en sí engloba. Sin duda alguna, esa apuesta fue bien recibida por la dirección de contenidos de Netflix, la cual adquirió los derechos de emisión a nivel global. En este caso, Netflix también ha acertado de lleno.

Conclusión

Actores con personajes de lo más estrambótico, pero bien interpretados y dirigidos. Estética neoyorkina nocturna, llena de colores, pero oscura, triste y violenta a la vez. Capítulos muy originales donde cada uno tiene su propia personalidad, sin perder la tónica general de la serie. Y una de las series más originales que he podido ver en los últimos tiempos. IMDb la valora con un 8.3 y FilmAffinity con un 7.3, lo que hablamos de muy buenas opiniones.

SyFy ya la ha renovado por una segunda temporada, así que ya veremos si estará a tan buen nivel de su predecesora. Mientras tanto, no perdáis la oportunidad de ver este experimento loco, pero acertado, llamado “Happy!”

Happy!
¿Te ha gustado?